Para el Organismo Supervisor de la Inversión en Infraestructura de Transporte de Uso Público (Ositran), en el 2020 no se dio una caída de las inversiones en el sector, ya que se siguen calendarios establecidos en las concesiones.

“Los calendarios son bastante rígidos y no admiten situaciones de lentitud, salvo suspensiones expresas [de los compromisos de inversión y construcción]”, explica la presidenta del organismo, Rosa Zambrano Copello. Comenta que si se han dado algunas suspensiones, no han significado “una afectación notable”.

Ositran supervisa 32 contratos de concesión ejecutados al 2020, que generaron más de 9,000 millones de dólares de inversión acumulada en infraestructura de transporte de uso público.

De acuerdo con el organismo, la inversión en el rubro de carreteras registró un monto por encima de los 4,000 millones de dólares ejecutados, mientras que en ferrocarriles y el Metro de Lima y Callao superó los dos millones y medio en moneda norteamericana.

En el sector portuario sobrepasó el millón y medio de dólares; en aeropuertos, con capitales por 549 millones y, finalmente, vías navegables con 919,000 dólares.

Fotografía del 2021

Zambrano explica que la pandemia del covid-19 ha afectado el uso de algunos medios de transporte, mas estas consecuencias se verán en el 2021.

“Los análisis verán lo que realmente se retrae. La fotografía de las consecuencias de lo sucedido en el 2019 la vamos a tener recién este año”.

Desde el inicio de la emergencia sanitaria nacional, el organismo observó una caída en las inversiones, pero el último trimestre se apreció una lenta recuperación.

Un ejemplo de ello es la recaudación de los peajes por el uso de vías terrestres concesionadas. En el rubro de aeropuertos, Ositran tiene en proceso una solicitud de suspensión, debido “al incierto panorama aeroportuario”.

Distanciamiento social

Sin embargo, la vocera de Ositran opina que el aumento del número de solicitudes de suspensión a lo largo de este año dependerá del distanciamiento social y otras medidas que tome el Ejecutivo, ya que limitan directamente la capacidad de construcciones y equipamiento de las infraestructuras concesionadas.

“En la actualidad, las cuadrillas de trabajadores están limitadas en número y solo pueden asistir en determinados horarios debido al toque de queda que rige. Sabemos que va a afectar [en las concesiones], pero aún no somos conscientes de la magnitud”, adelanta Zambrano.

Mecanismos digitales

El inicio de la emergencia sanitaria, en marzo del 2020, tomó al Ositran en pleno proceso de transformación digital, que había iniciado la institución en el 2019 y se desarrollará hasta el próximo año. La presidenta del organismo explica que trabajar con las tecnologías de la información (TIC) les ayudó en el proceso.

En el 2019, Ositran había adoptado para todos los procesos una política de digitalización y cero papel, con firmas digitales; por ello, la mayoría de los funcionarios ya tenían su DNI digital antes del confinamiento.

 

“La pandemia puede haber forzado algunos procesos que debieron de implementaron rápidamente; por ejemplo, el tema de mesa de partes virtual y la casilla electrónica para atender por medio de la plataforma a las empresas, supervisoras y la ciudadanía”.

Además, en el 2020, Ositran aceleró la creación de su sede digital, que cuenta con diversas opciones. Sus servicios cloud están disponibles las 24 horas, los siete días a la semana. Y el siguiente paso será la implementación de herramientas de análisis de datos (Business Intelligence), un asistente virtual para los administrados; los proyectos del expediente electrónico, la fiscalización digital, el pago electrónico y, finalmente, la migración al portal estatal gob.pe.

Supervisión de campo

Con respecto a los supervisores de campo, labor que desarrollan los ingenieros en las infraestructuras, la vocera indica que estas actividades no se han detenido: se han efectuado al 100% en todo este tiempo. Incluso, por esta razón, algunos supervisores han enfermado del covid-19 y un ingeniero falleció a causa del virus.

“Es un año difícil, pero tratamos de sobreponernos porque sabemos que la recuperación será lenta, y tenemos que dar mensajes al mercado, que vengan más inversiones”, finaliza.

Futuros especialistas

Un total de 45 estudiantes universitarios de diversas regiones del país, seleccionados de un total de 413 inscritos, fueron becados por Ositran para el Curso de Extensión Universitaria (CEU) en Regulación de Infraestructura de Transporte de Uso Público. Se trata de jóvenes egresados de las carreras de derecho, ingeniería civil, ingeniería de transporte, ingeniería económica. Se trata de la primera versión virtual del CEU. Los que ocupan los primeros puestos podrán acceder a convenios de prácticas profesionales en el organismo regulador.

José Antonio Vadillo Vila

FONTE: https://elperuano.pe/noticia/113911-el-camino-de-la-supervision